메인메뉴 바로가기본문으로 바로가기

2023 WINTER

Byoung Soo Cho: arquitecto de la tierra

La arquitectura de Byoung Soo Cho explora temas como “el vernáculo contemporáneo” o “lo orgánico vs. lo abstracto”, y ha sido descrita como “refinamiento de la aspereza, casualidad en el refinamiento”. Cho es conocido por su capacidad para equilibrar extremos como la naturalidad coreana y la abstracción modernista. Su trabajo refleja su actitud hacia la cultura y filosofía coreanas, a partir de una esencia de la arquitectura largamente explorada.
1_수곡리땅집-5.png

En vez de construir su famosa Casa de la Tierra sobre el suelo, el arquitecto Byoung Soo Cho optó por un audaz diseño dejando la casa abrazada por el propio suelo.
© Kim Jae-kyeong

2_ㅁ자집_concrete box house_황우섭.png

‘Concrete Box House’ es un importante ejemplo del trabajo del arquitecto. Creó una gran abertura en el centro del edificio para conectar el espacio interior con el exterior.
© Hwang Woo-seob

3_텍스처온텍스트(6).png

Para Byoung Soo Cho la tierra es un tema arquitectónico. Este arquitecto usa la topografía existente al máximo para minimizar el daño a la Tierra. También se centra en expresar la experiencia de los humanos comunicándose con la naturaleza a través de la arquitectura.
© texture on texture


‘Arquitectura moderna: una historia crítica’, el aclamado estudio de Kenneth Frampton sobre la arquitectura moderna y sus orígenes, se convirtió en un clásico desde su publicación en 1980. Pero no fue hasta la quinta edición, a la que en 2020 añadió un nuevo capítulo, cuando dicho arquitecto e historiador británico-estadounidense mencionó la arquitectura coreana. Al incluir Corea entre la arquitectura contemporánea, el autor destaca las obras de notables arquitectos coreanos como Kim Swoo-geun (1931-1986), Byoung Soo Cho (*1957) y Minsuk Cho (*1966). Su inclusión en la obra esencial de Frampton presentó a Byoung Soo Cho, director del estudio BCHO Architects en Seúl, ante la audiencia global.

Cho decidió estudiar arquitectura en 1978 tras ver un dibujo arquitectónico por primera vez en una exposición para conmemorar la culminación del Centro Sejong para las Artes Escénicas en la Plaza Gwanghwamun de Seúl. Pensando que resultaría beneficioso estudiar en el país del escritor Mark Twain, se marchó a Estados Unidos.

“Hallé ‘¿Qué es el hombre?’ de Mark Twain en una librería de segunda mano cerca del arroyo Cheonggye, en Seúl. Me sorprendió la oscura interpretación de Twain sobre la naturaleza humana, y eso me llevó a reflexionar sobre dicha pregunta”. Desde que leyó el cuento, la fe de Cho en la humanidad se convirtió en eje central de su vida y de su trabajo como arquitecto, y cuestionar la emoción y la razón lo llevó hasta la arquitectura emocional.

Arquitectura experiencial

Cho halló “una nueva vida” en la simplicidad del campus pastoral de la Universidad de Montana. Un día miró al cielo y descubrió la belleza de lo natural, pese a estar ante un paisaje bastante común. En concreto, se inspiró en los graneros de Montana que en algunos aspectos, como sus estructuras prácticas pero sin adornos, halló similares a la arquitectura tradicional coreana. Tras matricularse en la Escuela de Graduados en Diseño de Harvard, Cho comenzó a explorar exhaustivamente el tema “experiencia y percepción”. Entonces, en el mundo occidental reinaba un creciente sentimiento de escepticismo y reflexión sobre la arquitectura moderna.

“Me conmovió ‘La arquitectura y la crisis de la ciencia moderna’, del profesor Alberto Pérez-Gómez de la Universidad McGill, y también el artículo de Kenneth Frampton ‘Hacia un regionalismo crítico: seis puntos para una arquitectura de resistencia’. Sentí que la reflexión sobre la arquitectura moderna debía partir de la perspectiva de la comunicación del ser humano con la naturaleza, y la arquitectura coreana ofrecía esa alternativa”.

Cho se centró en cómo la arquitectura coreana se mezcla fácil y orgánicamente con la naturaleza al carecer de detalles complejos o exageraciones. Eso le sirvió de motivación para buscar una “arquitectura experiencial” más allá de proporciones o formas visuales, algo que pasó a ser el centro de su tesis. El trabajo de Cho se centra en la experiencia entre personas y espacios, en cómo éstos influyen en su percepción de la naturaleza, y en la relación entre las estructuras y los espacios vacíos.

Series de cajas

4_조병수 스케치 바인더1_페이지_07.png

Boceto arquitectónico para Camerata Music Studio, Gallery & Residence, que combina estudio de música y vivienda.
Cortesía de Byoung Soo Cho

5_★김종오.png

El primero de los tres pisos del edificio Camerata es un estudio de música. Para transmitir la apariencia de un granero en Montana, eliminaron las columnas interiores y dieron una textura rugosa al largo muro de concreto al oeste. El techo de la foto el entresuelo del segundo piso, que cuelga de cables. La textura rugosa del hormigón mejora la absorción acústica gracias a un panel de madera ranurado.
© Kim Jong-oh

Tras completar sus estudios, Cho regresó a Corea y comenzó su carrera de arquitectura. La madera contrachapada con acabado de acero inoxidable, los techos de Galvalume y las columnas delgadas que usó en Village of Dancing Fish, un proyecto de viviendas para personas con necesidades especiales en Paju, provincia de Gyeonggi, fueron la mejor opción ante un presupuesto limitado. Al combinar detalles y materiales simples, Cho creó una fórmula interesante al presentir que los edificios ecológicos suelen ser resultado de explorar soluciones rentables.

Dos de las primeras obras de Cho son consideradas como icónicos ejemplos de su mundo arquitectónico. Situada en una tranquila colina en Yangpyeong, provincia de Gyeonggi, ‘concrete box house’, con forma de letra coreana ㅁ, es la segunda vivienda del arquitecto y recrea el concepto de su tesis. Su patio cuadrado con diez columnas de madera recuperada recuerda a los jardines de los hanok, las casas tradicionales coreanas. Pero en vez de optar por formas arquitectónicas tradicionales, Cho enfocó su diseño en facilitar la entrada de luz, aire y elementos naturales al edificio, además de ofrecer vistas al cielo.

Destaca especialmente la experimentación estructural del edificio. Para crear la sencilla caja de hormigón, Cho usó un método natural que impermeabiliza el hormigón durante el proceso de curado, evitando el uso de agentes impermeabilizantes. Usar hormigón y madera, dos materiales con distintas tasas de contracción, fue un experimento arriesgado pero exitoso. El interior se sostiene sin vigas, apoyándose únicamente en columnas de madera espaciadas cinco o seis metros, permitiendo una distribución uniforme de la fuerza y también un techo plano y cuadrado sin parapetos. En el proyecto fue crucial el profundo conocimiento de Cho sobre el asentamiento del concreto y la contracción dimensional de la madera.

Ubicado en Heyri Art Valley en Paju, Camerata Music Studio, Gallery & Residence es a la vez estudio de grabación y hogar del renombrado disc jockey Hwang In-yong. Cho intentó maximizar la experiencia sonora del estudio inspirándose en los graneros de la zona rural de Montana. La audaz idea de llenar un espacio oscuro con música y solo un rayo de luz, resonó con los recuerdos de la infancia de Hwang sobre un almacén de sal. Para mejorar la experiencia auditiva, Cho quitó las columnas interiores y suspendió el entrepiso con cables. Enfrentó el desafío acústico haciendo un techo de hormigón más rugoso, para que actuara como panel absorbente, una inteligente solución dadas las limitaciones presupuestarias del proyecto. También creó un patio entre las dos secciones del edificio en forma de caja: el estudio de música y la residencia privada de Hwang.

Cho continuó con su serie de cajas, combinando formas simples de crear espacios intermedios con experiencias más allá de la arquitectura. Más tarde, su trabajo evolucionó y se volvió más dinámico a medida que empezó a doblar y a retorcer las líneas rectas de diseños previos, y comenzó a usar las curvas que fluían naturalmente.

 



Reflexión sobre la tierra

6_★땅집-006 사진_김용관.png

Con una superficie total de seis pyeong (unos 20 m2), Earth House consta de dos dormitorios, una biblioteca, cocina, baño y sala de calderas, cada cual con una superficie de un pyeong (3,3 m2). Junto con las dos puertas que dan al patio, la entrada principal a la casa es tan pequeña que los visitantes deben agacharse al entrar. El arquitecto buscaba expresar moderación, autorreflexión y humildad.
© Kim Yong-kwan

Los experimentos de Cho lo llevaron a diseñar su Casa Tierra. El concepto del edificio, audazmente excavado en el suelo, surgió a partir de su familiaridad con la tierra, pero también reflejaba su creencia de que, cuanto más simple es el espacio, más permite disfrutar del cielo, los árboles, las estrellas y el viento. Esa filosofía también predomina en ‘Jipyoung Guesthouse’ de Cho, bautizada como su concepto rector, que se traduce como “horizonte”. La mayor parte del edificio se sumerge en el costado de un acantilado, y ofrece una vista natural del océano: es un espacio abrazado por la tierra a su alrededor.

Cho incidió en su interés por la tierra y el territorio como director general de la cuarta edición de la Bienal de Arquitectura y Urbanismo de Seúl en 2023. ¿Cómo recuperar los caminos de las montañas, el agua y el viento de Hanyang (nombre de Seúl durante el período Joseon)? Con esta pregunta, Cho intentó reconectar el terreno original de Seúl, rodeado de montañas, con sus vías fluviales, y crear espacios amigables y refrescantes para los peatones.

Recientemente publicado por Thames & Hudson, su libro titulado ‘Byoung Cho: mi vida como arquitecto en Seúl’, analiza el entorno natural de la ciudad donde nació y creció Cho, y la variedad de obras arquitectónicas creadas por él que reflejan su filosofía y sentir sobre la naturaleza de la capital de Corea del Sur. Para Cho, la tierra no es un concepto abstracto que estudian las humanidades, sino una realidad física que influye directamente en cómo experimentamos el espacio. “Creo en la importancia del entorno natural y del entorno cultural, y en sus respectivos contextos. Estoy especialmente interesado en sus contextos físicos, incluidos la topografía, el agua y el viento”.

Basta observar la casa y la oficina de Cho, así como el diseño de sus edificios, para percibir la original forma de esos “espacios perdidos” que engulló la rápida urbanización de Corea. Mientras otros a su edad simplemente disfrutan de la jubilación, este arquitecto mantiene la rutina de caminar por la mañana, trabajar felizmente durante el día, y socializar tomando un vino con amigos por la noche. Conoce las enseñanzas del Dalái Lama sobre las relaciones, y se esfuerza por practicar la arquitectura emocional. Para un arquitecto con una trayectoria de más 30 años, la arquitectura se basa en crear un espacio cálido para vivir, pero también en generar un tipo de estimulo intelectual.

7_★ㅁ자집 3 사진_텍스처온텍스처.png

‘Concrete Box House’ incluye diez columnas de madera separadas por cinco metros, conectadas a un techo de hormigón de 20 cm. La combinación de madera y hormigón, materiales con distintas velocidades de contracción resultó todo un éxito.
© texture on texture

8_★Sergio Pirrone(5).png

‘Jipyoung Guesthouse’ fue construida siguiendo los complejos contornos de la tierra como si penetrase en ella. Plantas autóctonas crecen en las grietas de las paredes de hormigón, permitiendo que la arquitectura armonice con su entorno natural.
© Sergio Pirrone



Lim Jin-young directora ejecutivo de OPENHOUSE SEOUL

전체메뉴

전체메뉴 닫기