메인메뉴 바로가기본문으로 바로가기

2023 WINTER

Explorar la ansiedad constante del día a día

Bora Chung es una autora de ficción que usa lo surrealista para representar la ansiedad y el miedo que oculta la superficie de la vida cotidiana. Sus trepidantes narrativas no sólo apasionan, sino también ofrecen consuelo al lector. Entrevisto a la autora en una cafetería de Hongdae, tras volver del Festival Internacional de Literatura de Berlín.

1_한밤의시간표_표1.png2_저주토끼_표1.png3_저주토끼 미국판_.png

5_신작 고통에 관하여(2).png4_저주토끼 영국판.png

(Desde la izda.)Edición americana de Cursed Bunny publicada por Algonquin Books en 2022; edición coreana revisada de Cursed Bunny lanzada en 2023 por Influential Inc. en su sello Rabbit Hole; novela coreana About Pain publicada por Dasan Books en 2023; edición en inglés de Cursed Bunny publicada en 2021 por Honford Star en Reino Unido.
© Galmaenamu
© Influential Inc.
© Algonquin Books
© Dasan Books
© Honford Star Ltd.

6_KakaoTalk_Photo_2023-11-06-14-27-43.png

Bora Chung y su traductor Anton Hur visten camisetas con el título de la aclamada novela de Chung en el evento de lecturas preseleccionadas al Premio Internacional Booker, celebrado en el Queen Elizabeth Hall del Southbank Centre en Londres el 22 de mayo de 2022.
© Shutterstock. Foto de Andrew Fosker

En 2022, la traducción al inglés de la antología de cuentos de Bora Chung Cursed Bunny (Jeoju tokki) fue preseleccionada para el Premio Internacional Booker, uno de los más prestigiosos del mundo, y la edición estadounidense fue finalista del Premio Nacional del Libro de Literatura Traducida. La antología, una colección de diez obras, fue elogiada por ofrecer un retrato escalofriante de los miedos y presiones que subyacen en la vida cotidiana mediante una única combinación de horror, fantasía y ciencia ficción. Cinco años después de su publicación, se convirtió en éxito de ventas en Corea del Sur, creando un gran revuelo.

Nacida en Seúl en 1976, Chung creció viendo ‘Historias coreanas de fantasmas’ (más conocidas como Hometown Legends, Jeonseorui Gohyang), una popular serie de televisión de 1977-1989, y compartió el amor de su abuela por las novelas de detectives. Tras graduarse en la Universidad de Yonsei, Chung se fue a Estados Unidos donde cursó un máster en Estudios Rusos y de Europa del Este en la Universidad de Yale, y luego un doctorado en la Universidad de Indiana, donde escribió su tesis sobre literatura rusa y polaca. Al volver de Estados Unidos comenzó a escribir mientras enseñaba en una universidad y publicó varias novelas y antologías de cuentos. También tradujo varias obras literarias rusas y polacas, y tras retirarse de la enseñanza, ahora Chung dedica todo su tiempo a escribir.

Me reúno con ella en una cafetería del barrio de Hongdae en Seúl, colmena de estudiantes universitarios. Acaba de volver del Festival Internacional de Literatura de Berlín, donde participó en debates con otros escritores.

¿Cuál fue su reacción al ser preseleccionada para el Premio Booker Internacional?
Lectores de todo el mundo comenzaron a interactuar conmigo directamente en las redes sociales. Por ejemplo, algunos decían que les daba miedo ir al baño tras leer mi cuento “La Cabeza” (“Meori”), por la escena donde una cabeza sale de la taza del inodoro. Aparte de eso, no siento que nada haya cambiado mucho, salvo que paso más tiempo pensando en qué escribir.

¿Cómo ven los lectores los elementos de fantasía de sus historias?
Este año participé en dos eventos del Festival Internacional de Literatura de Berlín, uno sobre terror y otro sobre realismo mágico, mesas redondas con otros autores donde pude contar muchas historias de fantasmas. Textos históricos coreanos como la Historia de los Tres Reinos (Samguk sagi) o Memorabilia de los Tres Reinos (Samguk yusa), compilados en los siglos XII y XIII, contienen muchos relatos de eventos e historias inusuales que incluyen criaturas míticas. Parece que a la gente siempre le han fascinado este tipo de historias, pues no sólo captan nuestra imaginación, sino que también amplían nuestros horizontes. Además tuve ocasión de compartir historias de fantasmas en otros eventos en Singapur y Malasia, con una respuesta muy entusiasta. La audiencia se implicó mucho en el debate y mostró gran interés por todo lo relacionado con Corea con preguntas muy pertinentes.

¿Cuál es la singularidad de la fantasía coreana?
Aunque los temas y el contenido de las historias varían de un país a otro, gente de todo el mundo comparte un interés singular por los fenómenos sobrenaturales. En ese sentido, el único rasgo distintivo de la fantasía coreana es el entorno coreano. Por lo demás, creo que los lectores no tendrán problema en identificarse con otros elementos de mis obras.

¿Su infancia influye en su trabajo?
Sí, sin duda. Korean Ghost Stories era una serie de TV que presentaba eventos paranormales y apariciones fantasmales. Fue bastante intrigante y disfruté mucho viéndola de niña. Mi última novela, The Fox (Ho), publicada esta primavera, trata de un hombre hechizado por un zorro de nueve colas, criatura mítica conocida como Gumiho en Corea, que también salía en esa serie, aunque mi historia es diferente pues reinterpreta una leyenda eterna desde un enfoque contemporáneo.

Como activista, ¿cree que escribir basta para cambiar el mundo?
Ciertamente lo siento así. El año pasado supe de mi nominación al Premio Booker Internacional tras una protesta contra la guerra en Ucrania frente a la embajada rusa en Seúl. Intento mantenerme alerta para no quedar atrapada en mi propia cabeza y desconectar de la realidad, pero también creo que uno de los cometidos de la literatura es consolar al lector. A riesgo de parecer demasiado ambiciosa, espero que mis obras puedan evocar la más amplia gama posible de emociones complejas.

¿Sigue viéndose como una escritora realista pese a incorporar fantasía?
Uno de los elementos del realismo mágico es su capacidad para representar escenarios extraños de forma sorprendentemente realista. Cuando escribo sobre personas siempre tengo que lidiar con problemas del mundo real. Para mí, escribir es una forma de dar sentido a cosas que no entiendo.

¿Cómo afectó su experiencia como traductora a su escritura?
Trabajar como traductora tantos años me ha ayudado mucho a aprender a escribir ficción. Para empezar, traducir distintos idiomas al coreano me ha ayudado a mejorar mi nivel de escritura en general. También me hizo reflexionar sobre aspectos básicos de la escritura de ficción, desde la trama y el desarrollo de los personajes, hasta la perspectiva narrativa. Me inspiro mucho en la literatura eslava, escrita durante una época en que las obras de vanguardia gozaban de gran aceptación.

¿Cómo pueden los lectores globales interactuar con sus historias?
Sin lectores no habría escritores, por eso me siento como un nuevo escritor cada vez que conozco a un nuevo lector. Siento infinita gratitud. Como Cursed Bunny ha sido traducido a muchos idiomas, espero que los lectores confíen en los traductores sin preocuparse de cómo la traducción podría diferir del original.

¿Qué tipo de obras planea escribir a futuro?
No tengo más opción que seguir persiguiendo la utopía. Planeo continuar escribiendo sobre cómo podríamos crear una sociedad más feliz y segura para todos, mientras sigo como activista. Creo que es lo más significativo que puedo hacer aunque, por supuesto, también pienso seguir escribiendo historias de fantasmas.

7_Koreana_230919_정보라_0061.png

Publicado inicialmente en Corea del Sur en 2017, Cursed Bunny de Bora Chung fue traducido al inglés por Anton Hur y publicado por Honford Star en 2021. Al año siguiente fue preseleccionado para el Premio Internacional Booker.

8_Koreana_230919_정보라_0023 1.png

Aunque las historias de Bora Chung pueden parecer siniestras y extrañas, surgen de la ira de la autora ante las injusticias sociales que escucha a diario.



Cho Yong-ho Reportero de cultura, UPI News
Heo Dong-wuk Fotógrafo

전체메뉴

전체메뉴 닫기