메인메뉴 바로가기본문으로 바로가기

Features

2022 SUMMER

Hoteles como testigos de la historia moderna de Corea

Cuando abrieron los primeros hoteles de estilo occidental en torno al puerto de Incheon a finales del siglo XIX, comenzaron a concentrarse en la zona de Jeong-dong, en Seúl. Originariamente eran espacios donde se promovía y abrazaba la cultura occidental, pero también fueron telón de fondo de muchos dolorosos eventos de la turbulenta historia moderna de Corea.

Nacidos como espacios de modernidad inminente, los primeros hoteles de Corea surgieron en torno al recién inaugurado puerto de Incheon. Diplomáticos, misioneros, viajeros y empresarios que llegaban al puerto necesitaban un lugar para hospedarse antes de ir a Seúl.

El primer hotel de estilo occidental que surgió tras abrir el puerto de Incheon al comercio fue el Hotel Daebul, a cargo de un japonés llamado Kyutaro Hori. Era un edificio de estilo occidental de tres pisos junto al banco japonés Dai-Ichi. Allí paraban casi todos los viajeros que pasaban por la ciudad, incluido el misionero estadounidense Henry G. Appenzeller, fundador de Pai Chai Hakdang (actual escuela secundaria Pai Chai), cuando llegó a Joseon en 1885.

Justo al lado del Hotel Daebul estaba el Hotel Steward, dirigido por Yi Tae, un chino que trabajó como mayordomo para una legación estadounidense. Cuando la exploradora británica Isabella Bird Bishop visitó Joseon en 1894 se hospedó allí.

Con la apertura del Ferrocarril Gyeongin entre Incheon y Seúl en 1899, estos hoteles del puerto cayeron gradualmente en declive. La mayoría de los viajeros que venían a Seúl podían tomar directamente el tren sin hacer noche en Incheon. Con el Ferrocarril Gyeongin a pleno rendimiento, Station Hotel, a cargo de un británico llamado W. H. Emberley, abrió en 1901 frente a la terminal de Seodaemun. Ese también fue el origen de la ruta del tranvía que atravesaba la ciudad, inaugurado en mayo de 1899.


 

Sala de exposiciones del Hotel Daebul, el primer hotel de estilo occidental en Corea. Ubicado en Incheon, floreció en la era de tratados del puerto, pero gradualmente cayó en declive y fue derribado a finales de los a70. La sala de exposiciones, a cargo de la Fundación Cultural Incheon Jung-gu, fue creada en 2018 para resaltar el valor histórico del hotel.
© Incheon Jung-gu Culture Foundation

Escaparate de la civilización moderna
Los hoteles también comenzaron a prosperar en Jeong-dong, donde se ubicaba el Palacio Gyeongun (actual Palacio Deoksu). A medida que Joseon abrazaba la ilustración en la década de 1880, Jeong-dong se transformó en un área internacional donde residían diplomáticos, misioneros cristianos, asesores extranjeros y empresarios de varios países.

Los occidentales se instalaron en esa zona tras la firma del Tratado Estados Unidos-Corea en 1882 y del establecimiento de la legación estadounidense por Lucius Harwood Foote en mayo de 1883. A su vez, otras naciones construyeron legados de estilo occidental a gran escala, para mostrar el poderío de sus tierras nativas, creando la Calle Legación. A medida que abrían modernas instalaciones educativas, hospitales y tiendas, la zona de Jeong-dong pronto se convirtió en escaparate de la civilización occidental moderna.

El área de Jeong-dong se volvió aún más prominente a partir de 1897, cuando el emperador Gojong remodeló el Palacio Gyeongun para enfatizar su proclamación del Imperio Coreano (1897-1910) como nación soberana moderna. Como políticas de modernización, Gojong contrató a unos 200 occidentales, desde asesores de alto rango en cada departamento gubernamental hasta expertos en aduanas marítimas, electricidad, tranvías, telégrafos, minería, ferrocarriles, etc.

La mayoría de esos asesores vivían en Jeong-dong y, junto con diplomáticos y misioneros, formaban la comunidad extranjera del Imperio Coreano. Al interactuar con ellos, el emperador Gojong pronto adoptó elementos de la civilización occidental, como llevar electricidad y telecomunicaciones a palacio. Y disfrutando de café y champán se adaptó rápidamente al estilo de vida occidental. Cuando celebraba banquetes para diplomáticos extranjeros en palacio se atendían al estilo formal francés, y hasta contrató a Antoinette Sontag (1838-1922) para que se ocupara de la hospitalidad de los invitados.

 

Cuando el hotelero francés J. Boher se hizo cargo del hotel Sontag en 1909 emitió una postal con una fotografía en color del edificio.
© Museo Folclórico Nacional de Corea

Hotel Sontag
Antoinette Sontag, nacida en Francia, llegó a Corea cuando en 1885 su cuñado, Karl Ivanovich Weber (1841-1910), fue nombrado cónsul general de Rusia en Corea. Estuvo 25 años en el país, antes de regresar a Europa en 1909.

Corea anticipó el apoyo de Estados Unidos y Rusia para defender su soberanía ante la invasión sino-japonesa, y ahí fue cuando Sontag se ganó la confianza del emperador, introdujo la cocina de estilo occidental y las relaciones sociales en palacio, y se convirtió en prominente personalidad de la escena social. El Club Chongdong, facción política compuesta por figuras pro-estadounidenses y pro-rusas, celebraba reuniones en su casa.

Sobre 1902, el Hotel Sontag se erigió al oeste del palacio como hotel privado de la familia imperial, y acomodó a los invitados de estado. Más que un simple alojamiento, era un moderno lugar para socializar, donde los viajeros y los diplomáticos extranjeros y occidentales que vivían en Seúl se reunían para tomar café y conversar.

Después de la Guerra Ruso-Japonesa, repentinamente el Hotel Sontag se convirtió en telón de fondo de varios eventos históricos dolorosos. En noviembre de 1905, Ito Hirobumi se hospedó allí mientras planeaba despojar a Corea de su soberanía. Sontag había tomado un año sabático y Emma Kroebel, otra mujer alemana, fue la anfitriona de Hirobumi. Ella escribió un relato con los importantes acontecimientos históricos que presenció entre el verano de 1905 y el otoño de 1906. También supervisó la recepción de Alice Roosevelt, hija del presidente estadounidense Theodore Roosevelt, cuando visitó Seúl por invitación del emperador Gojong, justo antes de la visita de Hirobumi. Esperando apoyo estadounidense, Gojong preparó una fiesta a lo grande para Alice Roosevelt, pero en Tokio ya habían firmado el Acuerdo Taft-Katsura, por el que Estados Unidos prometía respaldar a Japón.

Pese a establecer relaciones diplomáticas formales y adoptar la comida y la cultura social de estilo occidental para obtener el apoyo de las potencias occidentales, Gojong no recibió su ayuda cuando más la necesitaba. El Hotel Sontag, otrora centro de la actividad social de los occidentales en Jeong-dong, perdió importancia gradualmente.

Hotel Railway
El Hotel Railway surgió en Gyeongseong (actual Seúl) en 1914, diseñado y gestionado por la oficina de ferrocarriles del Gobierno General de Japón tras la anexión forzosa de Corea. Su nombre oficial era Hotel Chosun y los planos del edificio fueron elaborados por el arquitecto alemán Georg de Lalande. Planeando invadir China continental, las autoridades japonesas construyeron el hotel en la capital, en mitad de la ruta de tren que atravesaba la península de Corea hacia Manchuria.

Anticiparon mayor demanda de alojamiento en Gyeongseong a medida que los pasajeros de Japón llegaran en tren, como escala del largo viaje desde Busan.

El predio del Hotel Railway incluía Hwangudan, un altar al cielo que Gojong construyó en 1897 cuando ascendió al cargo de emperador, para mostrar al mundo su orientación por una nación soberana moderna. Sin embargo, tras la anexión del Imperio Coreano, las autoridades japonesas demolieron Hwangudan y crearon el Hotel Railway, en el lugar que simbolizaba la voluntad de Corea de modernizarse en sus propios términos.

Así, los hoteles en la historia moderna de Corea fueron vehículo de difusión y aceptación de la cultura occidental tras la apertura de puertos, y posteriormente testigos del saqueo de la soberanía nacional.

Suh Young-hee Profesora de Hª Coreana Moderna, Universidad Tecnológica de Corea

전체메뉴

전체메뉴 닫기