메인메뉴 바로가기본문으로 바로가기

Features

2022 SUMMER

Yeogwan, cuna del arte y la cultura

Un yeogwan puede evocar una noche de descanso sobre un piso con calefacción radial o ser memoria de extraordinarias dificultades de tiempos turbulentos. Estos “antiguos primos” del hotel moderno de hace 150 años acunaron la imaginación y la creatividad de artistas, poetas y escritores. Los yeogwan con una historia particularmente rica, aún perduran y recuerdan su apogeo.

Pasillo del segundo piso de Boseong Yeogwan, Patrimonio Cultural Registrado de Corea. El hotel es uno de los principales escenarios de “Cordillera Taebaek” (Taebaek sanmaek), novela épica de Jo Jung-rae.

Yeogwan, el primer alojamiento de Corea de estilo moderno para viajeros surgió cuando el país abrió sus puertos en 1876. Poco a poco, estos establecimientos abrieron cerca de Busan, Incheon y Wonsan. Solían ser de propiedad japonesa y principalmente atendían a visitantes de Japón. Unos 20 años después, los coreanos llegaron al negocio de la hospitalidad. En la década de 1900, los yeogwan empezaron a surgir en Seúl, y proliferaron en el período colonial japonés (1910-1945) en ciudades con avanzadas infraestructuras de transporte y comunicación o populares enclaves turísticos.

Inicialmente, los yeogwan ofrecían alojamiento y comida, pero en la década de 1920, algunos en Seúl evolucionaron hasta el punto de incluir en cada habitación la sensación comunicativa de la época: un teléfono. Hoy día, los yeogwan se consideran un escalón por debajo de un motel. En vez de disponer de cama y otras comodidades, ofrecen una habitación con suelo radiante (ondol) y colchonetas para dormir en el suelo, y normalmente son más baratos. Pero en aquellos inicios, cuando los yeogwan permitían alojarse por noches o estancias prolongadas, los huéspedes de larga duración forjaban relaciones, y la esencia de estos “hoteles” fue telón de fondo de obras de arte y literatura.


Refugio de poetas
En noviembre de 1936, una camarilla publicó el primer número de “La aldea de los poetas” (Siin burak). La revista no era estandarte de ninguna ideología u orientación literaria, y apenas logró atención en los círculos literarios, pues se suspendió solo un mes después, tras el segundo ejemplar. Pero la importancia de esa revista en la historia literaria cobró valor cuando colaboradores como Kim Tong-ni (Kim Dong-ri), Yu Chi-hwan y Kim Gwang-gyun, emergieron como figuras centrales de la literatura coreana. Estos poetas estaban interesados en explorar la mente humana y la fuerza vital, y no tanto por pergeñar técnicas o refinados estilos. Como colectivo, pasaron a conocerse como “Escuela de vida” (saengmyeongpa).

Librería Boan, segundo piso del nuevo anexo de Boan Yeogwan. Presuntamente data de inicios de 1930. Aquí el poeta So Chong-ju mantuvo una estadía prolongada, escribiendo poemas y planeando publicar una revista de la camarilla.
© Everyday Practice

Sudeok Yeogwan, casa con techo de paja y diseño cuadrado abierto, fue morada temporal de la escritora y pintora Na Hye-seok. Más tarde, fue comprada por el artista Lee Ung-no, quien la usó para cubrir los gastos de manutención y como taller.
© gettyimagesKOREA


Como editor del primer número figuraba So Chong-ju (Seo Jeong-ju; 1915-2000), un poeta de 21 años alumno del Colegio Budista Jung-Ang (actual Universidad Dongguk). Su nota del editor fue: “Acordamos esforzarnos por crear una aldea de poetas donde el sol brille intensamente. En un lugar joven y vibrante, con vista panorámica del pasado, distante y por detrás, y de un futuro lejano por delante…”

Este pasaje muestra la confianza y el entusiasmo de estos jóvenes poetas. Al final del primer número, en el espacio de derechos de autor, ofrecía información sobre la revista como editor, impresor, oficina editorial, número de páginas y precio. Su dirección era No. 3 Tongui-dong, donde Boan Yeogwan se ubicaba entonces. Mientras escribía poemas y trabajaba en la revista de la camarilla, So estuvo por larga estancia en dicho yeogwan, a principios de 1930. Muchos aspirantes a escritor que llegaban en masa de provincias a Seúl supuestamente siguieron los pasos de So y se alojaron en Boan Yeogwan, mientras intentaban dar forma a su sueño de ser escritores.

Boan Yeogwan se ubicaba frente a la puerta Yeongchu del Palacio Gyeongbok, camino que se convirtió en ruta hacia Cheong Wa Dae, la oficina presidencial. Durante los años 70 y principios de los 80, cuando había toque de queda nocturno, el personal de presidencia a menudo se hospedaba en Boan Yeogwan si se les hacía tarde para volver a casa, y las fuerzas de seguridad de Cheong Wa Dae usaban el cercano Palacio Gyeongbok como base. Esto convirtió a Boan en una opción popular para amigos y familiares de los soldados, que venían a visitarles de todo el país. Se dice que el olor a pollo asado invadía el lugar cuando se llenaba de soldados y visitantes. Y a principios de la década de 1980, cuando el Museo Nacional de Corea aún se ubicaba en palacio, sirvió como alojamiento de su personal cuando debían quedarse hasta tarde preparando exposiciones.Boan Yeogwan cerró tras décadas de servicio pero el edificio perdura. Su cartel de letras azules sobre fondo blanco es anticuado, e incluye el popular símbolo de vapor ondulado que indica “baño público”. El edificio pasó a la Fundación Cultural Ilmaek y fue convertido en galería, y en 2017, tras una renovación total, pasó a ser el complejo cultural Boan 1942, con cafetería, librería y otros espacios. Hoy día es todo un hito en la zona de Seochon.

Quitaron el tejado interior para crear un ambiente austero de efecto artístico, con vigas y columnas de madera vistas y algunas paredes derribadas. Los elementos de madera parecen flotar en el aire. Cables eléctricos y aislantes enredados recorren el techo, y el viejo y descolorido papel tapiz está rasgado aquí y allá, mostrando el barro amarillo desmoronándose debajo. En la viga principal perduran las palabras de la ceremonia de elevación del techo en el período colonial japonés. Y la ventana, más allá de la puerta Yeongchu, ofrece una atractiva vista del palacio real.

Yeogwan de tres pisos
El Templo Sudeok es un antiguo santuario budista en Yesan, provincia de Chungcheong del Sur. Establecido a finales del Reino de Baekje (18 a. C.-660), es famoso por su salón principal (Daeungjeon) creado en 1308, durante la dinastía Goryeo. Designado como Tesoro Nacional, el salón principal es uno de los edificios de madera más antiguos del país. Justo antes de la puerta del templo está Sudeok Yeogwan, que cuenta con una saturada historia de estimados artistas de antaño.

Boseong Yeogwan jugó un papel clave en la historia y la cultura de Beolgyo durante el período moderno y contemporáneo. En reconocimiento a su estatura, fue designado Bien Cultural Registrado en 2004.

La exhibición de libros de texto antiguos y libros para niños en el café del primer piso de Boseong Yeogwan despierta recuerdos del pasado.


A finales de 1937, la escritora y pintora Na Hye-seok (1896-1948) fue al templo Sudeok para encontrarse con su amiga Kim Il-yeob (1896-1971), quien se hizo monja budista años antes. Na quería pedirle a Kim que la ayudara a convertirse en monja. Además de su edad, ambas amigas tenían mucho en común, pues las dos crecieron en familias artísticas que abrazaron ideas ilustradas. Se conocieron y se hicieron amigas cuando estudiaban en Japón. Más tarde se convirtieron en modelos de la “nueva mujer”, enfatizando la igualdad de género y el amor libre, nociones radicales en su época.

Tras una serie de relaciones fallidas, Kim se refugió en un monasterio budista en 1928 y se hizo monja en 1933. Frustrada por las restricciones que el patriarcado imponía a las mujeres, Na también decidió renunciar al mundo y pidió a su amiga Kim que persuadiera al monje Mangong (1871-1946) para que la aceptara en el monasterio. Pero el monje se negó rotundamente y dijo: “No eres apta para la vida religiosa”.

Ante su incierto rumbo vital, Na estuvo un tiempo en Sudeok Yeogwan, justo a las afueras del templo, y aunque sufrió todo tipo de dificultades, continuó pintando y enseñando a los aspirantes a artistas. También visitó el Templo Haein en Hapcheon y pintó un paisaje del entorno que supuestamente regaló al dueño de Hongdo Yeogwan, ubicado a la entrada del templo. Tras las estancias temporales en esos dos yeogwan junto a los templos, Na llevó una vida nómada hasta que murió sola y en el anonimato en 1948 en un hospital de Yongsan, Seúl. Kim Il-yeob murió en el Templo Sudeok en 1971.

Durante su estancia en Sudeok Yeogwan, Na conoció al artista Lee Ung-no (1904-1989). Al escuchar a Na hablar sobre el arte y el mundo, Lee desarrolló un anhelo romántico por París. Más tarde compró Sudeok Yeogwan para asegurar su sustento y evitar ser reclutado por el ejército imperial japonés. Además, sus amplias estancias eran adecuadas para talleres.

Cuando Corea logró liberarse del dominio colonial japonés en 1945, Lee se mudó a Seúl, pero al estallar la Guerra de Corea en 1950, buscó refugio en Sudeok Yeogwan. Incluso después, siguió volviendo allí. En 1958 viajó a Francia y realizó exposiciones por toda Europa. Pero en 1967 se involucró en el “Incidente de Berlín Oriental”, falsamente acusado de espionaje mientras viajaba a esa zona para encontrarse con su hijo, secuestrado en Corea del Norte durante la Guerra de Corea. Lee fue juzgado y encarcelado, pero tras ser liberado en 1969, volvió a Sudeok Yeogwan para recuperarse del agotamiento físico y mental.Durante su convalecencia, Lee dejó una serie de grabados ideográficos en las anchas y planas rocas del patio del hotel. Con sus incesantes cruces experimentales en diversos géneros y temas, Lee es reconocido como pionero en la historia del arte coreano. Sus esculturas ideográficas, que comenzó a realizar a principios de los 60, inicialmente tenían calidad lírica, pero poco a poco evolucionaron en combinaciones tridimensionales y geométricas. Las tallas en las rocas de Sudeok Yeogwan reflejan el flujo de su experimentación.

 

Esta casa tradicional coreana en la parte trasera de Boseong Yeogwan tiene siete habitaciones con calefacción por suelo radiante ondol.

Literatura
Jo Jung-rae (Jo Jeong-rae) hizo su debut literario en 1970. Su novela épica “Cordillera Taebaek” (Taebaek sanmaek) se considera una obra maestra de la literatura coreana moderna. Publicada por entregas en una revista literaria en 1983, finalmente salió en 10 volúmenes, desde 1986 hasta 1989, como un retrato dramático de la gente común y de sus vidas desde 1948 hasta 1953, mientras luchaban por sobrevivir a los conflictos ideológicos y a la Guerra de Corea.

El tercer volumen contiene este pasaje: “¿Cómo te atreves a dormir y comer en un yeogwan en un momento como este, tú, una fuerza punitiva con la misión de reprimir la insurgencia y manejar los disturbios públicos?” En la novela, el lugar donde se alojan el jefe de policía y sus subordinados es Namdo Yeogwan, pero se inspira en Boseong Yeogwan en el corazón de Beolgyo, condado de Boseong, provincia de Jeolla del Sur.

Boseong Yeogwan abrió sus puertas en 1935, cuando Beolgyo, situado en la costa sur, prosperaba como centro de transporte en el periodo colonial. Sus muelles estaban repletos de barcos y los japoneses entraban y salían en gran volumen, impulsando el comercio en la región. El pueblo rebosaba de gente y dinero, y también de pandillas. De ahí el dicho: “Nunca muestres tu dinero o tus puños en Beolgyo”. Junto con la estación de tren, Boseong Yeogwan servía como centro comunitario y era muy frecuentado. En 1988 cerró y por un tiempo fue una tienda.

Jo Jung-rae nació en Suncheon, en las cercanías de Beolgyo. En la novela, basada en los trágicos conflictos en su ciudad natal y alrededores, Jo recrea varios lugares familiares. Cuando se convirtió en éxito de ventas aumentaron las solicitudes para conservar y usar Boseong Yeogwan. Finalmente, fue designado como Propiedad Cultural Registrada en 2004, y más tarde comprado por la Administración del Patrimonio Cultural de Corea en 2008, que lo reabrió como complejo cultural en 2012 tras repararlo y restaurarlo. Dispone de galería, teatro, café y otras instalaciones de entretenimiento y alojamiento. Ahora es un popular enclave turístico.

Lee Kwang-pyo Profesor, Facultad de Artes Liberales, Universidad de Seowon
Lee Min-hee Fotógrafo

전체메뉴

전체메뉴 닫기