메인메뉴 바로가기본문으로 바로가기

Art Review

2021 AUTUMN

Candor y humor en un dúo padre-hijo

Una exposición artística poco común de un dúo (padre e hijo) resultó ser agradablemente entretenida, conmovedora y perspicaz. Joo Jae-hwan fue una importante figura en el movimiento artístico minjung, que resistió a la dictadura militar en la década de 1980. Su hijo, Ho-min, popular artista de animación en línea,
ha heredado la habilidad de su padre para contar historias con ingenio y humor.

art_1.jpg

“Retrato de Homin” (izda.). Joo Jae-hwan. 2020. Acrílico sobre lienzo, juguete de plástico.53,2 × 45,5 cm. “Retrato de Joo Jae-hwan”. Joo Ho-min. 2021. Dibujo digital.El pintor Joo Jae-hwan y el creador de webtoon Joo Ho-min, padre e hijo, posan frente a sus retratos - uno al lado del otro- en el Museo de Arte de Seúl.
Joo Jae-hwan, el padre, observa los principales incidentes de la historia moderna con un ojo muy humorístico, y su hijo es famoso por el webtoon “Along with the Gods”, ingeniosa visión del límite entre la vida y la muerte, sobre los mitos coreanos.

¿Cansado de elevadas e incomprensibles exposiciones de arte? ¿Solo desea disfrutar del arte sin pensar demasiado? “Homin y Jaehwan” ofrecieron precisamente eso. Del 18 de mayo al 1 de agosto en el Museo de Arte de Seúl, parecía una exposición alegre a simple vista, pero no exenta de profundidad. Una muestra excepcionalmente mordaz destacó los problemas sociales sin ref lejar algo sombrío: el candor y el humor, subyacentes en las obras de ambos artistas, invitaban a la ref lexión a la vez de resultar entretenidas.

Joo Jae-hwan muestra sus mensajes mediante una combinación de imagen y texto. Sus textos son metáforas poéticas que incitan a imaginar una narrativa implícita. En contraste, Joo Ho-min presenta explícitamente el texto como mensaje narrativo en globos, ofreciendo creatividad cinematográfica. La exposición conjunta de este dúo de padre e hijo puso de relieve las similitudes y diferencias en sus métodos, en cómo usan la imagen y el texto sus respectivos géneros.

art_3.jpg

“Lluvia de primavera bajando una escalera”. Joo Jae-hwan. 2010. Acrílico sobre lienzo. 193,7 × 130 cm.Esta obra se mostró por primera vez en la exposición inaugural del colectivo de arte Reality and Utterance en 1980. Es una parodia de “Desnudo descendiendo una escalera” de Marcel Duchamp, expresa satíricamente los absurdos y la opresión de los socialmente marginados. Durante los siguientes 10 años, Reality and Utterance lideró el arte socialmente comprometido con el movimiento minjung misul (arte popular).

EL PADRE
Joo Jae-hwan comenzó a estudiar pintura occidental en la Universidad Hongik en 1960, pero dejó los estudios por circunstancias familiares. Probó suerte en varios trabajos antes de establecerse como artista con casi cuarenta años. “Comencé mi carrera artística de forma orgánica, como si hubiera nacido para eso”, explica.

Surgido en 1980, el colectivo artístico “Reality and Utterance” se disolvió diez años después, creando el movimiento minjung misul (“arte del pueblo”), un punto de inf lexión para que el arte calara socialmente. Como uno de los fundadores, Joo dejó una fuerte impresión en la primera exposición del grupo con su pintura “Spring Rain Descending a Staircase”, parodia de “Nude Descending a Staircase” de Marcel Duchamp. Desde entonces se han hecho muchas variaciones de esta obra. “Lluvia de primavera” alude a la orina de los hombres en la escalera. La racha de “lluvia” se hace más espesa al caer en cascada por las escaleras, y simboliza el absurdo y la opresión que las personas en la parte inferior de la escala social deben soportar.

Como reflejan sus instalaciones, “Water vs. Illegitimate Children of Water” (2005) y “A Stolen Towel” (2012), Joo se inspira en su entorno cotidiano.

La primera son botellas de bebida vacías y latas que cuelgan de un enorme tendedero, en alusión a los problemas ambientales. La segunda plantea la falta de moralidad en la sociedad moderna, con una toalla supuestamente robada de una sauna de barrio. Joo recicla objetos cotidianos abandonados para transmitir un mensaje social con un toque de humor y sátira: eso define su arte. En una entrevista reciente, comparaba su extenso mundo artístico y su sentido del humor con “un verbo intransitivo más que con un verbo transitivo”. Agrega: “He tenido esta creencia inmutable hasta el día de hoy: no hacer bostezar a los espectadores en mi exposición. Pero el tiempo me ha enseñado que cada artista tiene un mundo propio”.

Durante sus años de juventud, Joo se rebeló contra la desigualdad social, la dictadura militar y las pinturas monocromáticas estereotipadas de Corea. Al vivir en una sociedad democratizada se ha calmado, y a menudo reflexiona profundamente en cómo “cada persona tiene sus razones”. Aprendió que “siempre hay dos caminos en la sociedad, un camino de esperanza y otro de desesperación entrelazados para seguir juntos. Es el destino humano: abrazar tanto la positividad como la negatividad”. Algo que aprendió por lo indefenso que está un artista, según confiesa.

“Una vez que tu trabajo está colgado en la pared, te vuelves impotente. La evaluación se confía a los espectadores. Y cuando encuentran algo nuevo que nunca pensaste de ti, se convierte en una experiencia de aprendizaje totalmente innovadora”.

art_8.jpg

“Water vs. Illegitimate Children of Water”. Joo Jae-hwan. 2005. Tendedero de aluminio, bebidas variadas. Dimensiones variables.Botellas y latas de PET vacías cuelgan de un gran tendedero para alertar de los problemas ambientales. En este comentario visual sobre los deseos del hombre moderno y los dobles raseros de consumo, Joo resalta que cuantas más bebidas carbonatadas consume, más sed tiene.

art_6.jpg

“8601 Diamonds vs.Stone Rice”. Joo Jae-hwan. 2010. Olla, piedras, copia de foto en marco de vidrio.70,8 × 53,7 cm.Historia de una madre que vive en un barrio pobre de Brasil e intenta dormir a un niño hambriento se yuxtapone con “For the Love of God” de Damien Hirst, cráneo humano de platino cubierto de diamantes, señalando la disparidad de ingresos en un mundo capitalista.

art_5.jpg

“Toalla robada”. Joo Jae-hwan. 2012. Acrílico sobre lienzo, collage de toalla. 66 × 53 cm.Este trabajo satiriza la falta de ética de los que roban toallas de los baños públicos de su barrio.Joo Jae-hwan selecciona objetos y episodios familiares y mundanos como motivos para la expresión intuitive

art_7.jpg

“Happy Tears”. Joo Jae-hwan. 2008. Acrílico sobre lienzo, tinta de rotulador. 96,3 × 96,5 cm.Parodia de “Happy Tears” de Roy Lichtenstein.Involucrado en un caso de fondos ilegales acumulados por un conglomerado coreano, que fue noticia en 2008, transmite un mensaje sobre la sociedad polarizada.

Padre e hijo, bellas artes y animación en línea, analógico y digital, imagen y texto uno al lado del otro. “Homin y Jaehwan” fue un festival exultante para todos los que disfrutan la narrativa.

art_2.jpg

“¿Qué hacen bajando las escaleras?” Joo Ho-min. 2021. Impresión digital flexible. 740 × 220 cm. Esta gran instalación de Joo Ho-min parodia la conocida pintura de su padre, “Lluvia de primavera bajando una escalera”, como reinterpretación del sentido del humor y el compromiso social de su padre.

EL HIJO
En este punto Joo Ho-min sintoniza con su padre. Valora mucho lo que piensan sus lectores. Creció viendo a su padre-artista trabajar por encima de su hombro. Probablemente influido por su padre, comenzó a dibujar cómics en secundaria, y le alegraba ver a sus amigos reírse con su trabajo. Desde entonces se volvió “adicto” a la retroalimentación instantánea, a las reacciones a sus cómics. Queriendo “hacerles reír más”, su carrera comenzó en el año 2000 cuando comenzó a subir sus cómics a un sitio web de la comunidad de Internet.

El joven Joo dio a conocer su nombre con “Jjam” (2005), su trabajo de debut of icial sobre la vida militar, y se convirtió en uno de los dibujantes más famosos de Corea con la exitosa serie “A long with the Gods” (2010-201 2), una historia de acción y fantasía sobre la muerte y reencarnación mediante siete pruebas en el infierno. “Along with the Gods: The Two Worlds” (2017), la adaptación cinematográfica de los cómics web, atrajo a más de catorce millones de espectadores, la tercera mayor audiencia en la historia del cine coreano. La secuela, “Along with the Gods:The Last 49 Days” (2018), también tuvo gran éxito, atrayendo a más de doce millones de espectadores. Como creador de contenidos en YouTube con 230.000 suscriptores, Ho-min confiesa que “quería huir” mientras preparaba para la exposición “Homin y Jaehwan”, porque “los cómics no son para exhibir, y se ven extraños en la pared de un museo”. Estaba nervioso por cómo lo percibirían los espectadores, pero esas preocupaciones resultaron innecesarias.

Las pinturas e instalaciones de Joo Jae-hwan inundaron el segundo piso del museo, dejando mucho que ver. En comparación, el tercer piso parecía algo insulso, con impresiones digitales de escenas de las principales obras de Joo Ho-min, y cuadernos de bocetos de guiones gráficos. Sin embargo, muchos visitantes los examinaron cuidadosamente y se perdieron en las historias creadas por él. Igual que los lectores pueden hacer volar su imaginación leyendo entre líneas, ese escaso espacio ofreció un descanso y permitió a los visitantes revivir las escenas y disfrutar aún más de las historias. También mostraron los libros usados por el dibujante como referencia en su trabajo creativo, reflejando cómo los objetos cotidianos pueden convertirse en valiosa fuente de inspiración.

art_4.jpg

Visitantes contemplan escenas del webtoon de Joo Ho-min “Junto con los dioses: los dos mundos”, que refleja la visión de los coreanos del más allá. La muestra presenta elementos de varios mitos e historias que aparecen en el webtoon.
© Yonhap News

COLABORACIÓN
La muestra fue una colaboración entre un padre y un hijo que trabajan en diferentes géneros. Los retratos de ambos artistas, colgados uno junto al otro en la entrada de la Galería 1, llamaron la atención de los visitantes: “Retrato de Homin” (2020), hecho por el padre: collage de un helado y gafas de sol, y “Retrato de Joo Jaehwan” (2021), hecho por el hijo, es un webtoon. Ambos estaban satisfechos con la interpretación del otro sobre ellos mismos. El padre dijo que ver el retrato hecho por su hijo le hizo sentir que había “envejecido bien”, y el hijo expresó que el trabajo de su padre era “muy divertido”.

El joven Joo creó la gigantesca instalación “What Are They Doing Down the Stairs?” (2021), parodia del trabajo de su padre “Spring Rain Descending Staircase”. El trabajo del padre trata sobre el descenso vertical y la perspectiva de izquierda a derecha, mientras el hijo presenta múltiples personajes en movimiento ascendente, ayudándose y tirando unos de otros, ensalzando la cooperación y la sinergia. Es su propia reinterpretación del espíritu de resistencia y del sentido del humor de su padre.

Joo Ho-min recuerda que dio por sentado que su padre era artista cuando era joven, pero ahora, también como artista, comprende “lo difícil y maravilloso” que era todo. Muestra respeto por su padre al decir: “Lo encuentro ya desafiante, pero mi padre, que tiene ochenta años, todavía trabaja intensamente. Me sorprende cómo ha mantenido el ritmo tantos años”.

La exposición concluye con un vídeo del hijo streamer y el padre pintor. En el formato torneo “elige tu favorito”, el joven Joo muestra repetidamente a su padre dos de sus obras y le hace elegir su predilecta. El anciano Joo comparte historias sobre la obra elegida, sus anhelos al crearla y otros recuerdos relevantes sobre su hijo.

Al preguntarle si le disgustaba ver que su nombre no salía primero en el título de la exposición, Joo Jae-hwan afirma que le gustaba más así. “No importa si el género es cómic o pintura, y no importa qué nombre vaya primero. Pensar así es muy antiguo”, agrega.

Padre e hijo, bellas artes y animación en línea, analógico y digital, imagen y texto uno al lado del otro. “Homin y Jaehwan” fue un festival exultante para todos los que disfrutan la narrativa.

Yoon So-yeonPeriodista, Korea JoongAng Daily
Ahn Hong-beomFotógrafo

전체메뉴

전체메뉴 닫기